Amy Macdonald: 10 cosas que cambiaron mi vida

Las 10 cosas que cambiaron la vida de Amy Macdonald

LA VIEJA GUITARRA DE MI PADRE

Mi padre tocaba un poco la guitarra y cuando tenía unos 12 años escuchaba muchos grupos de guitarra como Ocean Colour Scene, Oasis y todos los grupos de britpop. Quería desesperadamente tocar la guitarra, así que un día me llevé la guitarra de mi padre a mi habitación -ni siquiera estoy seguro de haberla pedido- y empecé a intentar aprender por mi cuenta.

Descubrí que me gustaba. Llegaba a casa todos los días desde la escuela y tocaba hasta que me sangraban los dedos porque estaba muy decidido a tocar mis canciones favoritas. Con el tiempo, llegué al punto de poder tocarlas y eso me inspiró a escribir mis propias canciones. Así que es posible que si mi padre no hubiera tenido esa guitarra en casa, nunca hubiera empezado a escribir mis propias canciones.

2 MICHAEL JACKSON

The National: Noche de tributo a Michael Jackson

Fue mi primer amor musical y el suyo fue el primer concierto al que asistí. Mi madre trabajaba en las casas de apuestas de William Hill y tenían un teléfono de tonos antes de que nadie lo tuviera en casa. Con ese teléfono, mi madre pudo contactar al instante con el departamento de venta de entradas.

Consiguió esas entradas para Michael Jackson en Londres cuando yo tenía cuatro años y mis padres nos llevaron a mi hermana y a mí. No recuerdo realmente el concierto, pero recuerdo que estaba muy emocionada y creo que ahí empezó mi amor por la música. Michael Jackson era nuestro héroe y todavía hay un montón de pruebas de vídeo incriminatorias de mí y de mi hermana intentando bailar su música. Todos teníamos sus discos y siempre lo escuchábamos.

3 UN CONCIERTO EN LA ESCUELA

Fui al instituto Bishopbriggs y todos los años, el último día de clase antes de Navidad, daban un concierto llamado «Stars in Your Eyes» en el que los estudiantes tocaban su artista o grupo favorito. Todos querían participar, así que tuvieron que hacer una audición. Recuerdo que me encantaba este concierto durante mis dos primeros años en la escuela. Fue muy emocionante y cuando entré en el tercer grado, decidí hacer una audición yo misma.

Cogí mi guitarra y canté «Hunter» de Dido. Pasé las finales delante de toda la escuela.

Estaba allí con mi guitarra y canté esa canción y recuerdo que me sentí abrumado porque la respuesta que obtuve fue increíble. Realmente gané y creo que eso fue lo que desencadenó mi amor por el escenario y por actuar delante de la gente. Estaba nerviosa pero emocionada. También soy muy competitivo, así que el hecho de que hubiera un elemento de competición me atraía mucho.

4 NME MAGAZINE

10 cosas

Era un ávido lector de NME y me encantaba leer todo sobre mis grupos favoritos. Yo era una verdadera chica del indie rock y fui a todas las giras de la NME. Un día vi un anuncio de una productora que buscaba compositores, así que les envié una maqueta. Pensé que no tenía nada que perder.

Se pusieron en contacto conmigo unas semanas después para preguntarme si quería ir a Londres para una audición, lo cual era una locura porque todavía tenía 17 años. Mi madre vino conmigo y me presenté a la audición el fin de semana. El lunes siguiente se pusieron en contacto conmigo y me dijeron que querían venir a Escocia para conocernos. A partir de ahí firmé un contrato con ellos y en diez meses había firmado un contrato de grabación con Universal Music.

Me acababan de aceptar para estudiar ciencias sociales en Strathclyde, pero eso desbarató mi proyecto. La universidad me permitió sacar mi plaza durante un año, pero para entonces ya había sacado mi primer disco, que fue número uno en el Reino Unido y en toda Europa, así que no lo retomé.

5 LAS PELEAS SEMANALES ENTRE MI MADRE Y MI ABUELO

Sucedía todos los sábados por la mañana y puede parecer extraño, pero lo recuerdo muy bien. Mi madre y mi abuelo eran muy políticos pero tenían opiniones muy diferentes. Mi madre siempre fue partidaria de la independencia y mi abuelo no. Pude ver las dos caras de la moneda.

Íbamos a casa de mi abuela y de mi abuelo todos los sábados por la mañana. Mi abuela odiaba las peleas, así que se iba a la cocina y no tenía nada que hacer. Mi madre y mi abuelo se sentaban en extremos opuestos de la mesa y discutían sus diferentes opiniones.

Mi madre y mi abuelo se sentaban en extremos opuestos de la mesa y discutían sus diferentes opiniones. Mi hermana y yo nos sentábamos a escuchar y al final, sin falta, se levantaban y decían «vale, hasta la semana que viene» y se daban un beso.

6 MI PERRITO ARNOLD

Lamentablemente, falleció el año pasado. Yo estaba devastado. Toda la familia lo estaba. Era uno entre un millón. He aprendido mucho de él. Aprendí el amor incondicional y la lealtad absoluta. Me hizo sonreír. Me enfrenté a su muerte ampliando todas las fotos que pude encontrar en un lienzo. Toda la casa está llena de ellos, así que mi casa se convirtió efectivamente en un santuario.

Era un schnauzer miniatura y todo un personaje. Me siento afortunado de haberle tenido en mi vida. Le llamé Arnold porque cuando mi hermana y yo teníamos cuatro o cinco años buscábamos un perro y le pedimos a Papá Noel uno para Navidad. Recuerdo que al bajar las escaleras en la mañana de Navidad, abrí la puerta del salón y allí, en una caja de whisky de Bell, había una pequeña cabeza esponjosa que miraba por los lados. Lo llamamos Jackson por Michael Jackson, pero mi padre sugirió que lo llamáramos Schwarzenegger por Arnold. Me acordé de eso cuando tuve a Arnold en 2009, por eso lo llamé Arnold.

Es tan desgarrador perder a nuestras mascotas, pero tengo la sensación de que va a estar conmigo durante mucho tiempo. Mucha gente me ha preguntado si voy a tener otro perro, pero aún no estoy preparada; por ahora, estoy feliz de vivir en mi santuario.

7 MI CAMPANA

Nunca me había interesado realmente por el fitness, pero alrededor de 2014 me di cuenta de que me quedaba sin aliento en las escaleras y tenía que hacer algo al respecto. Así que empecé a meterme en el mundo del fitness y me encanta. Hoy, cuando actúo en el escenario, siento que mi voz es diez veces mejor. Puedo retener las notas mucho más tiempo que antes y creo que los conciertos me resultan más fáciles.

8 MI NANA

Vivía en Milton y cogía el autobús todos los días hasta Bishopbriggs para estar allí cuando mi hermana y yo llegábamos a casa del colegio cuando mi madre y mi padre estaban trabajando. Nos cuidaba y nos hacía la cena, lo que hacía cinco días a la semana.

Formó parte de mi vida desde el primer día hasta su muerte en 2001. Me dejó una profunda impresión porque era una persona extraordinaria y una mujer increíble.

Por desgracia, tenía la enfermedad de Alzheimer y tuvimos que ver cómo se deterioraba. Una de las cosas que más lamento es que no haya podido ver mi carrera musical, porque sé que habría estado increíblemente orgullosa.

Hubo algunos grandes momentos que la habrían impresionado de verdad. A ella le encantaba Neil Diamond y en 2010 él estaba haciendo un concierto especial para la BBC y me preguntaron si quería subir al escenario con él y actuar. Recuerdo que pensé: «dondequiera que esté, estará absolutamente zumbando ahora mismo».

The National: Viva Neil Diamond

Luego, en diciembre, participé en el concierto de Navidad en el Vaticano. Fue otro de esos grandes momentos en los que me dije «ella está en algún lugar sonriendo con eso: ¡primero Neil Diamond, ahora el Papa!

Allí estaba yo, hablando con el Papa y preguntándome cómo había acabado aquí, en medio de toda una pandemia. Pero todo el mundo fue muy amable y parecía bastante relajado dada la situación. Creo que al Papa le costó entender mi acento.

9 MI CANCIÓN «THIS IS THE LIFE«

Es una canción del primer álbum y cambió fundamentalmente mi vida. Lo escribí cuando tenía unos 16 años. Fui a un concierto con mis amigos y luego a una fiesta. Pasé la mayor parte del día siguiente encerrado en mi habitación, pero tenía mi guitarra y escribí esta canción, que trataba básicamente de la gran noche que pasé con mis amigos y de la suerte que tuve de tener estos grandes amigos y de poder crear estos grandes recuerdos.

La canción funcionó bien aquí, pero realmente se impuso en toda Europa. En 2008, fue número uno en los Países Bajos y eso fue lo que allanó el camino. Se disparaba en todas las listas de éxitos y no podías ir a ningún sitio de Europa en 2008 y 2009 sin escucharla en todas partes. Está en las radios de toda Europa, igual que entonces, y se convirtió en una de esas canciones que nunca desaparecieron.

10 MI APPLE WATCH

Soy un gadget geek. Me gustan todos los aparatos: me facilitan la vida. Pero el gadget que más me gusta es mi reloj de Apple, porque me da una motivación increíble para levantarme y ser activo. En los últimos doce meses me ha resultado aún más útil porque es muy fácil despertarse, levantarse y hacer ejercicio.

Back To Top